La revolución del hormigón está sucediendo y va encaminada en convertir a este material en una versión de sí mismo más ligera e inteligente.

Hace unos meses, los investigadores de la Escuela Politécnica de Zúrich, lanzaron un video en el cual que se podía ver el desarrollo de un estructura de hormigón con un alma de enormes cables de acero sujetos por nodos metálicos.

Estos nodos, especialmente diseñados, marcan la innovación de un sistema constructivo que permite crear geometrías complejas. Gracias a un algoritmo, los cables se pueden tensar y destensar en función de las necesidades de la estructura para distribuir las cargas hacia el suelo. Posteriormente una malla hecha con tejido permite revestir la capa superior de la estructura pulverizando con hormigón y tras esto se elimina para proceder con la inferior.

“Block Research Group”, nombre del equipo de investigación, está liderando esta revolución y ya ha colaborado con despachos de renombre como Foster + Partners, Zaha Hadid Architects y otros, y promete convertirse en una referencia en la construcción con hormigón.

A parte de la espectacularidad de las geometrías que se pueden conseguir, este sistema permite aligerar el peso generado por el hormigón armado – actualmente representa en torno a un 75% del peso de un edificio – concretamente en las losas de pisos y techo.

No se precisa de encofrado ni de barras de acero de refuerzo, y el espesor es mucho menor; además, los cables son 100% reciclables.

Fabricantes y arquitectos empiezan a asumir la sostenibilidad como premisa y ya se trabaja en cementos ultradelgados, los que absorben la polución e incluso los que se autoregeneran. Por su parte el MIT (Instituto Tecnológico de Massachusetts) también está a la carrera trabajando con nuevas mezclas para el hormigón utilizando plásticos reciclados.

Por otro lado está la construcción mediante impresión 3D, una tecnología que aunque incipiente, lleva más de 20 años en desarrollo. Se espera no obstante que en los próximos años los proyectos mediante este sistema sean realmente significativos.