Published On: 11.11.2022|Categories: Noticias generales|Tags: |

La construcción de la nueva sede de la compañía DJI, fabricante de drones civiles y cámaras cinematográficas, acaba de finalizar en el distrito Nanshan de la ciudad de Shenzhen, provincia de Cantón, China. Sky City, obra del estudio de arquitectura Foster+Partners, consiste en dos torres de oficinas gemelas, conectadas por un puente en suspensión de 90 m de longitud, a 105 m de altura. Más allá del aspecto que le confiere su diseño exterior y la forma en que se ha llevado a cabo su construcción, con unos módulos que parecen desafiar a la gravedad, resulta interesante la estructura que los soporta y las consecuencias que tiene para el espacio en su interior.

Efectivamente, las dos torres se organizan en volúmenes «flotantes» que sobresalen de los núcleos centrales y se superponen a distintas alturas en cada uno de ellos. Esos volúmenes o módulos cuelgan literalmente de dichos núcleos, gracias a una estructura de soporte compuesta por «megatraviesas» y varillas de suspensión de acero perfilado. Tal como señalan sus arquitectos, se trata de la primera «estructura asimétrica de suspensión en acero a la escala de una torre de gran altura».

Consecuencia de esta concepción de la estructura es la considerable reducción de la necesidad de columnas en el interior, de forma que los espacios en él son amplios y diáfanos. En el caso que nos ocupa, además, dicha estructura permite conectar verticalmente los volúmenes y establecer, por ejemplo, un laboratorio de prueba de drones de cuatro alturas, muy útil para su fabricante, DJI. Con este tipo de estructura se maximiza además la entrada de luz natural, lo que reduce el consumo de energía para la climatización. Finalmente, un sistema de ascensores TWIN también libera espacio en los interiores y es más eficiente energéticamente que los sistemas convencionales.

Las torres, destinadas a oficinas y laboratorios, cuentan en la parte superior con zonas ajardinadas para el disfrute de los empleados de la compañía. En cambio, el diseño de la planta baja se ha orientado con el objetivo de darle un uso público, con espacios abiertos a todos los ciudadanos y un centro de salud comunitario. El espacio disponible sobre la planta baja se destina a un «jardín de podio», también a disposición de todo el mundo. Según apuntan desde el estudio de arquitectura, el concepto de la planta baja responde a «un gesto de respeto de DJI por su entorno urbano y es su contribución a la comunidad local».

Solo cabe añadir que el agua de lluvia se recoge y almacena para su reutilización, las aguas grises se someten a depuración y se emplean en el riego, y las zonas ajardinadas son útiles también para absorber y amortiguar el efecto de los monzones en la temporada de lluvias.

Podéis comprobar todo lo comentado en este vídeo:

Fuente e imágenes: Foster+Partners.