Published On: 20.11.2018|Categories: Noticias de la Empresa|Tags: |
[cmsmasters_slider shortcode_id=»ul233oteip» slider_plugin=»rev» slider_rev=»arq-nov-2018″]

En la piel del edificio que nos ocupa este mes buscamos una forma polivalente, escalable, bella y armónica de proteger o revestir un edificio sencillo de forma rectangular (sin importar la dimensión). Y en el arte, tanto en pintura o escultura como en arquitectura, cuando hablamos de belleza y armonía hemos de hablar de la proporción áurea.

La proporción áurea o regla de oro ha sido utilizada por los matemáticos para explicar cierto tipo de formas orgánicas que encontramos en la naturaleza, especialmente en un tipo de moluscos llamados Nautilus. A este tipo de formas en espiral se les llama espirales logarítmicas.

Inspirados en la forma del Nautilus, proponemos una piel del edificio que abraza y protege el edificio y que nos ofrece las siguientes ventajas:

  • Es escalable, es decir, su eficiencia y armonía no decrece con el cambio de escala, por lo tanto resulta óptima tanto para un edificio comercial grande como para una estación de metro o para un pequeño módulo de aseos.
  • Crea un espacio protegido y amplio frente al edificio, aspecto éste especialmente útil en países con condiciones meteorológicas extremas.
  • Rompe la forma rectangular del edificio y ofrece un atractivo visual orgánico, alejado de las líneas rectas, útil a la hora de buscar un tipo de arquitectura que rompa con la geometría habitual de la edificación urbana.
  • Es estructuralmente eficiente, ligera y por tanto de construcción económica.

La naturaleza crea este tipo de formas de la manera más eficiente posible y como arquitectos consideramos que la eficiencia, junto a la funcionalidad y la armonía, constituyen las virtudes del edificio más importantes.

TAMBIÉN PODRÍA INTERESARLE: