Newsletter_art2

En nuestros proyectos de ocio coexisten dos objetivos primordiales. El primero es obviamente el de ofrecer diversión en un entorno seguro. El segundo es el compromiso con el medio ambiente, debido al gran aforo de público que atraen, la cantidad de recursos empleados en su propio funcionamiento y, como en toda actividad humana, los residuos generados.

La definición de la sostenibilidad es la satisfacción de las necesidades de la población actual sin comprometer la capacidad de generaciones venideras de satisfacer las suyas. Por ello, ya desde las fases iniciales del diseño, se mitigan los impactos ambientales que la propia actividad pueda causar en su entorno y se busca optimizar al máximo el empleo de dichos recursos.

Se aplican criterios de diseño que aumentan la vegetación, con lo que mejora la integración con las especies animales del entorno, se contribuye a la conservación de su hábitat, se aprovechan mejor los recursos hídricos y terrestres, y aumenta la integración en el paisaje circundante.

Otros criterios son el uso de infraestructuras más ecológicas, y la aplicación de consideraciones bioclimáticas en la arquitectura de las edificaciones. Algo tan sencillo como tener en cuenta las condiciones del sol, lluvia y vientos dominantes para atenuar los impactos ambientales y reducir los costos operativos por ahorro de agua y energía. Nuestro departamento de I+D+i desarrolla sistemas específicos que se implementan en nuestro proyectos, con óptimos resultados.

Se tiene en cuenta también el aforo turístico y ambiental del ecosistema, es decir, la posibilidad de acoger organismos sin exceder sus capacidades productiva, adaptatoria y regenerativa. Todo esto es necesario pero no suficiente y debe ser complementado con la formación y concienciación del equipo gestor del proyecto. Y de todos nosotros, como agentes implicados y responsables del mantenimiento de nuestro medio ambiente a medio y largo plazo.