Published On: 28.04.2022|Categories: Noticias generales|

En las inmediaciones del Río Fuchun, en el distrito Fuyang de la localidad de Hangzhou, provincia de Zhejiang, China, sobre el humedal del lago Yangbei se erige un hotel singular: el Wetland Eco Hotel. Consiste este en un grupo de siete villas sobre una isla de guijarros, distribuidas de forma que estén lo más cerca posible del agua, con vistas espectaculares, sin perder por ello la privacidad. La isla está conectada por un puente, pero los huéspedes también pueden acceder a sus habitaciones en barco.

Un gran techo a dos aguas que se extiende hasta llegar casi al terreno, o cuyos extremos se elevan hacia el cielo, da a los dos tipos de villas del hotel la apariencia de una golondrina que se posa junto al agua o que está a punto de levantar el vuelo. Esta arquitectura es en apariencia una versión moderna, más estilizada, de la arquitectura tradicional, concretamente del estilo Jiangnan presente en esta zona geográfica de China (de «jiang», río, y de «nan», sur, en referencia a la zona meridional del Changjiang o Río Yangtzé). Así, las villas del Wetland Eco Hotel también buscan intervenir mínimamente en la naturaleza y utilizar materiales naturales como la madera para enmarcar el paisaje sobre el agua.

Respecto al diseño, según sus arquitectos, del estudio local Shulin Architectural Design, su principal preocupación a la hora de diseñar el hotel fue la de «introducir esta atmósfera natural del exterior al interior». Y lo consiguen gracias a las grandes pantallas de cristal que envuelven el espacio interior de las villas por sus cuatro lados. Así, «la atmósfera interior cambia con el tiempo y la estación, y la naturaleza también se convierte en parte del edificio». Una gran terraza y una bañera al aire libre completan la relación de las villas con el paisaje.

Por último, y respecto a su construcción, una mayoría de componentes prefabricados se ensamblan in situ. La estructura de acero, la madera maciza de las vigas, los cristales, así como puertas y ventanas, producidas en fábricas, se transportan y se ensamblan y montan en el lugar. Esto supone que el 80% de los elementos de las villas son prefabricados. Así pudo completarse el proyecto con rapidez y precisión, y un impacto mínimo en el entorno idílico de los humedales del lago Yangbei.

Fuentes: Shulin Architectural Design, Archdaily, Avontuura, The World of Chinese. Imágenes: Shulin Architectural Design.

TAMBIÉN PODRÍA INTERESARLE: