El mejor aislante: tierra, agua y tecnología

Las cubiertas vegetales reproducen un jardín en menos de 30 cm de espesor. Ahorran hasta un 37% del gasto energético en verano y un 20% en invierno.

Vista cenital de una azotea vegetal en una casa unifamiliar
de Toledo (Foto: INTEMPER ESPAÑOLA)

No son más caras ni más complicadas en su construcción. Al contrario, ahorran energía –hasta un 37% en verano, cuando más se gasta-, evitan la pérdida de calor por la ‘coronilla’ de los edificios, son mucho más estéticas y modifican los usos que podría darse a azoteas y tejados.

Y, sin embargo, las terrazas vegetales son poco comunes y existe la percepción de ser un objeto de lujo o costoso. Más aún, en las ocasiones en que algunas instituciones han intentado promover su uso instalándolas en edificios públicos, la dejadez y el escaso interés ha dañado más su imagen que las ha favorecido.

En las grandes ciudades españolas, donde por lo general el verde escasea y el clima es extremo en invierno y verano, las azoteas vegetales podrían convertirse en ese complemento ideal de las energías renovables en los edificios oficiales y en bloques de viviendas.

Excelentes sistemas aislantes y estabilizadores térmicos, los acabados vegetales son los que mejor aíslan y protegen la cubierta de un edificio, una combinación de recursos naturales, tierra y agua, y materiales duraderos impermeables y aislantes.

Tierra, agua y películas de fieltro y PVC
Las cubiertas vegetales reproducen el funcionamiento de un jardín en menos de 30 centímetros de espesor. Uno de los modelos más efectivos es la azotea vegetal ligera con aljibe. Desde el forjado a la superficie, este tipo de instalaciones se compone de diferentes capas aislantes y porosas. Una primera superficie separadora de fieltro de 300 gramos de densidad evita que la parte superior del forjado de hormigón de la vivienda se dañe.

Sobre ésta se instala una lámina impermeable de PVC plastificado, cuya vida útil es tan larga como la propia casa e impide el paso de raíces y de agua encharcada.

Encima de esta lámina se instalan unas losas de hormigón, a modo de suelo flotante, sobre un soporte regulable en altura que deja una cámara de tamaño variable que se rellena de agua. “El aislamiento energético ideal se da con 10 centímetros de agua”, explica Charo Morillo, responsable de Agronomía de Intemper Española, una de las tres empresas especializadas en este tipo de productos en España. Esas losas están recubiertas de un material poroso que capilariza el agua hasta las plantas.

El agua se recoge de la lluvia, alimenta a las plantas situadas justo encima y aumenta la resistencia térmica de la cubierta, ya que mantiene el forjado a una temperatura constante todo el año. En verano, el ahorro energético que permite este tipo de ailamiento puede alcanzar el 37%, mientras que, con frío, el ahorro es del 20%.

Sobre el agua, las losas de hormigón soportan una capa de sustrato especial de tierra de al menos 10 centímetros de grosor, muy porosa, con buen drenaje y retención de agua, para que no se encharque, a diferencia de la turba usada en los viveros.

La elección de las plantas
El acabado vegetal de una cubierta depende del uso y del mantenimiento que se vaya a destinar al espacio. Las hay que reproducen jardines convencionales, con árboles, césped y arbustos, aunque este sistema intensivo precisa más capa de tierra, riego y cuidados.

Una alternativa más sencilla, de tipo extensivo, apenas requiere mantenimiento, pues emplea plantas resistentes a la sequía, pequeñas y con raíz somera. Las más comunes son las crasuláceas y las aizoáceas -muy comunes en los desiertos africanos- y el sedum, planta de origen mexicano muy resistente a temperaturas extremas. Además, las capas finas de sustrato permiten plantar además aromáticas como el tomillo, romero, orégano, albahaca…

:::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::
Amusement Logic

Empresa especializada en el diseño, arquitectura, ingeniería, y construcción de parques acuáticos, parques temáticos, parques de animales (tales como zoológicos y acuarios), parques de aventura, parques extremos, piscinas tematizadas MultiAction, tematización y decoración, desarrollos especiales de resort hoteles, proyectos turísticos , y urbanos.