Published On: 13.07.2022|Categories: Noticias generales|Tags: |

El objetivo manifiesto de la revista de arquitectura y diseño eVolo es el de «promover y debatir las ideas más vanguardistas generadas en escuelas y estudios profesionales de todo el mundo», y se ocupa de «los avances tecnológicos, la sostenibilidad y el diseño innovador para el siglo XXI». De acuerdo con ese objetivo y su temática, la publicación organiza un concurso de proyectos arquitectónicos de rascacielos. El certamen, celebrado por primera vez en 2006, «reconoce las ideas visionarias que, mediante el uso novedoso de la tecnología, los materiales, los programas, la estética y la organización espacial, desafían la forma en que entendemos la arquitectura vertical y su relación con el entorno natural y construido».

El pasado 2 de mayo, la publicación anunció los 3 ganadores del certamen de 2022 y los 20 proyectos que merecieron mención de honor, de entre el total de 427 diseños que participaron en él. Dado el carácter de dichos proyectos, podemos asegurar que los 3 rascacielos galardonados, a pesar de afrontar problemas reales, responden a una forma de «arquitectura ficción». Como veremos, los arquitectos dejaron volar la imaginación más allá de restricciones prácticas, sin preocupación por la cuestión de que la arquitectura consiste no solo en proyectar edificios, sino en construirlos.

Arquitectura contra el cambio climático

«¿Cómo podemos prevenir, a través de la arquitectura, la desertificación y las persistentes catástrofes naturales?» A esta pregunta respondieron los arquitectos Kim Gyeong Jeung, Min Yeong Gi y Yu Sang Gu, de Corea del Sur, con su diseño de la Torre de Control Climático (Climate Control Tower o CCT), que mereció el primer premio en el concurso de eVolo. Para ello, idearon una torre de alrededor de 4 km de altura que albergaría todo un complejo sistema de generación de nubes mediante la transformación del agua del mar. Podéis encontrar una explicación pormenorizada del proceso a través de nuestra fuente.

Arquitectura para amortiguar la fuerza de los tsunamis

En el caso del diseño que se hizo con el segundo premio, los arquitectos chinos Wang Jue, Zhang Qian, Zhang Changsheng, Li Muchun y Xu Jing lo elaboraron como solución arquitectónica al poder destructivo de los tsunamis. Para ello, se inspiraron en los manglares, ya que estos forman «comunidades en la zona intermareal de las costas tropicales y subtropicales, con sistemas de raíces desarrollados y un crecimiento vertiginoso, que son los más eficientes en la amortiguación de los tsunamis». Así, el Tsunami Park Skyscraper se forma mediante la agregación de en una unidad o célula, hasta convertirse en un vasto complejo a lo largo de la costa. Cada célula se sostiene sobre un pilar inferior, compuesto por gruesas columnas de hormigón. Estas columnas forman una estructura que disipa la enorme fuerza de los tsunamis. En cambio, las plataformas superiores, de diferentes tamaños, alturas e interconexiones, se destinan a la vida diaria de las personas. Si queréis más detalles, los encontráis en nuestra fuente.

Arquitectura para la seguridad alimentaria

El proyecto laureado en tercer lugar por la revista eVolo es el de los arquitectos polacos Michał Spólnik y Marcin Kitala. Su diseño es una respuesta a la «falta de diversidad de los cultivos [que] supone una amenaza para la seguridad alimentaria y nutricional mundial». El rascacielos que proponen consiste en un conjunto de módulos ajardinados superpuestos, cada uno de ellos perteneciente a un bioma particular, con suelo, flora, microorganismos, pequeños animales y un microclima distintos. Organizados según los principios de la agroecología, cada «protojardín» es un campo para experimentar, ya que reúne plantas que no se encuentran juntas en el entorno natural. El núcleo que soporta las estructuras de cada uno de los módulos, se destina a funciones prácticas y de servicio: bancos de semillas, laboratorios, espacios para conferencias, centros de datos, almacenes, compostadores de alta tecnología, etc.

Los tres proyectos de rascacielos ganadores del concurso de eVolo tal vez puedan considerarse como ejemplos de arquitectura ficción. Es muy probable que si pudieran construirse hoy, no serían tan inspiradores. Quizá sea ese su valor y por eso importe poco que puedan o no construirse algún día.

A través del enlace a nuestra fuente, podéis disfrutar de más arquitectura ficción, en los proyectos que han recibido una mención especial en el concurso, tan interesantes como los tres anteriores.

Fuente e imágenes: eVolo Magazine.

TAMBIÉN PODRÍA INTERESARLE