Published On: 01.07.2021|Categories: Noticias de la Empresa|Tags: , , |

Cantabria es una comunidad autónoma del norte de España conocida internacionalmente por ser la región con mayor concentración de cuevas de arte rupestre del mundo. De los 60 yacimientos de este arte con que cuenta, 10 han sido declarados Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO. Entre ellos, las famosas Cuevas de Altamira, cuyas primeras pinturas, realizadas durante el Paleolítico Superior, datan de hace unos 36.000 años. Este patrimonio universal es sin duda uno de los principales reclamos turísticos de Cantabria. Así, el diseño del primer y único parque acuático de la región, que la sociedad regional de promoción turística Cantur ha encomendado a Amusement Logic, debe contar con un hecho tan singular y relevante.

Señas de identidad del parque acuático

El Paleolítico es el eje central que unifica y dota de sentido a toda la instalación, de principio a fin, desde los más mínimos detalles a su conjunto. Por tanto, no se trata de un parque acuático convencional, sino que tiene un componente temático fundamental. Al fin y al cabo, las señas de identidad de los pueblos y sus gentes reside en la cultura y la historia. De esta forma, entre arroyos, lagunas, ríos, cascadas, elementos figurativos y, por supuesto, cuevas cuyos nombres se tomarán de los yacimientos que hacen famosa a la región, el parque acuático de Torrelavega significará para el visitante un verdadero viaje en el tiempo. Sin embargo, más allá del tributo que ofrece a dichas señas de identidad, a la cultura y a la historia de la comunidad, hemos concebido el proyecto como un tributo también a su entorno.

Arquitectura por el respeto al medio ambiente

Efectivamente, y como respuesta a las tendencias en la demanda del público, desde el primer momento hemos priorizado la calidad medioambiental del complejo acuático. Para ello, nuestro diseño se ha desarrollado con criterios de eficiencia energética y sostenibilidad, así como de uso racional y reciclaje del agua. Al mismo tiempo, hemos puesto el máximo cuidado en que el proyecto tenga un mínimo impacto sobre el entorno en el que se ubica. Así, además de conservar la vegetación existente en la parcela, empleamos exclusivamente flora autóctona para la jardinería y el paisajismo. Contribuimos de esta manera a la armonía y, por ende, a la conservación de la biodiversidad del lugar. Por otra parte, el diseño arquitectónico de los edificios de servicio, con formas orgánicas y cubiertas verdes, responde a las actuales tendencias en arquitectura sostenible. En definitiva, el carácter naturalista del parque ha guiado el proceso creativo en todo momento.

Un parque acuático optimizado

Pero además, nuestro trabajo de diseño se orienta a la optimización operativa del parque acuático con criterios de viabilidad, facilidad de explotación, rentabilidad, y comodidad y seguridad de los usuarios. Son estos criterios los que determinan precisamente nuestra zonificación, y la comunicación establecida entre las distintas áreas: cercanía entre la zona de aparcamiento y los edificios de servicio, concentración de los usos públicos en la zona de acceso y salida y los de operación (almacenes, oficinas, talleres de mantenimiento) en los extremos, circulaciones separadas, clara identificación de las áreas lúdicas, separación racional entre las zonas de relax y las más activas…

O la situación estratégica del área infantil junto al acceso principal, de forma que las familias no tengan que andar, bajar o subir rampas o escaleras para llegar a su destino; además, la zona de piscinas familiares se encuentra visual y físicamente conectada con la zona infantil y se sitúa en el centro del parque de tal manera que los niños pequeños no puedan escabullirse de sus padres o de los monitores. Y si seguimos el recorrido por la parte sur del complejo, nos encontramos con la zona de toboganes, un área de mucha actividad cuyos usuarios principales son los jóvenes y adolescentes, los más activos del parque, aislada todo lo posible del resto de zonas y con una configuración que genera sus propias circulaciones cerradas.

Un Canyoning Park único en un parque acuático único

Los Canyoning Parks son circuitos artificiales de barranquismo, supervisados por monitores especializados, para la realización de deportes de aventura en condiciones controladas y de seguridad. Subidas escarpadas, saltos, simas, rappel, cascadas, toboganes de roca, escalada deportiva, espeleología… Todas estas actividades se realizarán en el Canyoning Park de Torrelavega, la única atracción de este tipo existente en la Península Ibérica. En este caso particular, el circuito que hemos diseñado cuenta con dos recorridos principales de diferente dificultad, de forma que puedan disfrutar de él tanto los usuarios experimentados como los que se inician en este deporte, sean niños o adultos. Los monitores, además de garantizar que las actividades se realizan de forma adecuada y segura, agilizan el paso de una estación a otra y optimizan la capacidad del circuito. Por lo demás, los acompañantes también podrán disfrutar del espectáculo desde los miradores que hemos previsto para ello. El Canyoning Park de Torrelavega representa sin duda uno de los muchos aspectos que hacen del Parque Acuático Cantabria Infinita un complejo lúdico y turístico único.

En definitiva, el trabajo exhaustivo que Amusement Logic ha desarrollado para Cantur no obvia ninguna de las disciplinas del oficio: desarrollo creativo, diseño arquitectónico, estudio de mercado y de viabilidad, producción de atracciones, construcción e ingeniería… Todo ello con el objetivo de materializar un proyecto singular que se convertirá, una vez construido, en un hito de trascendencia no solo regional sino internacional.

TAMBIÉN PODRÍA INTERESARLE: