Published On: 05.12.2022|Categories: Noticias de la Empresa|

La impresión 3D en arquitectura y construcción ya no es una promesa de futuro sino una realidad presente. Se trata de un sistema por adición para la producción de objetos tridimensionales mediante la superposición de capas sucesivas de material o extrusión. En el caso de arquitectura y construcción, ese material suele ser el hormigón con propiedades específicas.

A día de hoy, las técnicas de impresión 3D más extendidas son:

  • Contour Crafting (algo así como «elaboración de contorno»): Se trata de un proceso en el que el hormigón se deposita para formar un modelo 3D con un acabado de superficie lisa. Los raíles sobre los que pivota el brazo robótico de la impresora se instalan alrededor del suelo del edificio. A cada lado y sobre la boquilla de extrusión se sitúan unas paletas que alisan y compactan cada capa. El hormigón convencional no sirve para este proceso, ya que no soporta su propio peso. En cambio, se requiere un hormigón capaz de endurecerse tras la impresión de cada capa, antes de continuar el proceso con la siguiente.
  • Concrete printing (o «impresión de hormigón»): Este sistema, similar al anterior, puede crear formas y tamaños más diversos. No obstante, debido a que el cabezal de la impresora no posee paletas, el acabado, de aspecto característico, deja ver a simple vista las diferentes hiladas o capas de impresión en las que el material ha sido depositado.
  • D-Shape (o «forma de D»): Este sistema utiliza una impresora de gran tamaño que se desliza a través de vigas horizontales y cuatro columnas. El material que utiliza para la construcción, similar al mármol, se compone de líquidos aglutinantes y arena. Es más resistente que el hormigón y no necesita refuerzos de hierro o armado. Esta tecnología permite la construcción de prácticamente cualquier estructura, ya sea un conducto, una columna hueca u otras formas orgánicas.

En una comparativa de los tres procesos de impresión 3D señalados, diremos que, mientras que Concrete Printing necesita el uso de refuerzos para soportar voladizos y otras formas libres, Contour Crafting no los necesita. Por el contrario, el sistema D-Shape utiliza material no consolidado para soportar. Los tres tipos de construcción son procesos de adición por capas.

Por Juan Guardiola Cutillas, arquitecto sénior en el Dpto. de Arquitectura de Amusement Logic