Published On: 05.10.2022|Categories: Noticias generales|

La soldadura es un proceso de fusión entre piezas mediante el uso de calor extremo y/o presión. Gracias a ella, tras su enfriamiento, las piezas se transforman en una unión fija. Muchas de las distintas técnicas de soldadura se desarrollaron durante la revolución industrial y han evolucionado ampliamente en los últimos años. Ahora, estas técnicas se aplican de forma más sencilla y con mejores resultados.

Según el propósito de la unión de las piezas, se utilizan diferentes métodos de soldadura:

  • Soldadura homogénea, también conocida como autógena: se produce cuando los materiales de aportación para ella tienen la misma composición. Dentro de esta categoría hay dos modalidades: la soldadura blanda, como por ejemplo en cables y componentes eléctricos; o soldadura fuerte, que requiere de una resistencia importante para soportar esfuerzos muy elevados, como en el caso de las soldaduras estructurales.
  • Soldadura heterogénea: consiste en la soldadura de materiales de igual o distinta composición, con un metal de aportación diferente a ellos. Dentro de esta modalidad, puede darse por presión, cuando los materiales se unen en estado plástico a través de calor; por fusión, es decir, cuando los materiales se derriten a altas temperaturas y luego se funden (bien mediante el uso de láser, electricidad o cuando es oxiacetilénica); o por gas, cuando se produce por la combustión de acetileno en oxígeno a temperaturas superiores a 3200 ºC (en modalidad MIG-MAG, por las siglas en inglés de Gas Inerte Metálico y Gas Activo Metálico, o TIG, siglas en inglés de Gas Inerte de Tungsteno).

Por Jean Carlos Soto, ingeniero estructural sénior en el Dpto. de Arquitectura de Amusement Logic

TAMBIÉN PODRÍA INTERESARLE

Suscripción


Si quiero suscribirme


He leído y acepto las condiciones y términos de uso