Published On: 17.10.2022|Categories: Noticias generales|Tags: |

Situada en la costa oriental del Mar Negro, cerca de la frontera con Turquía, la ciudad portuaria de Batumi es la segunda de Georgia y capital de la república autónoma de Ayaria. La ciudad alberga un importante puerto y es un centro de comercio de la región. Al mismo tiempo, es el enclave turístico más relevante del país por su situación en las costas del Mar Negro y su clima subtropical. Y ese es el motivo por el que las autoridades de la ciudad han dedicado en las últimas décadas considerables recursos a promocionar el turismo. Una de esas inversiones se destinó a la realización del proyecto de diseño y la construcción de un edificio emblemático en las cercanías del puerto, en el extremo norte del paseo marítimo de la ciudad: la Torre Alfabética de Batumi.

El arquitecto Alberto Domingo Cabo y el ingeniero Carlos Lázaro, del estudio de ingeniería y arquitectura CMD Ingenieros, con sede en la ciudad de Valencia, España, y hoy extinto, fueron los responsables del diseño y la construcción de La Torre Alfabética de Batumi. Con una altura de 130 m, este icono turístico se concibió como un homenaje a la singularidad del alfabeto georgiano y la lengua que se fundamenta en él. A este motivo responden las dos bandas que ascienden y envuelven la estructura de la torre, con la forma helicoidal doble del ADN, para sostener a la vista de todos, a un tamaño de 4 m de altura, las 33 letras del alfabeto georgiano.

Dos ascensores panorámicos en su centro conducen a los visitantes y turistas hasta la parte superior de la torre. Una enorme esfera formada por el ensamblado de triángulos de cristal corona la estructura.

El espacio que encierra la esfera se distribuye en cinco plantas. A la primera planta se accede mediante esos dos ascensores panorámicos que recorren la estructura, y de ella parten otros ascensores para alcanzar el resto de plantas. La segunda planta alberga un estudio de televisión, mientras que en la tercera un restaurante giratorio, que da una revolución cada hora  y ofrece a los comensales vistas sobre la ciudad y el Mar Negro. La cuarta planta es un mirador y desde la quinta se observa el amortiguador de masa sintonizado de 50 toneladas (dispositivo para reducir las vibraciones mecánicas del edificio).

Con un coste de algo más de 66 millones de euros, la construcción de la torre comenzó en octubre de 2010 y se finalizó al cabo de poco más de un año. Sin embargo, casi inmediatamente después de abrirse, la torre quedó en desuso. Los elevados costes de mantenimiento de la estructura y el edificio, llevaron a las autoridades del Ayuntamiento de la ciudad caucásica a arrendar la torre (según las informaciones disponibles, por 1 lari georgiano o €0,36), durante 20 años, a una empresa española de la que no trascendió el nombre. En la actualidad, la Torre Alfabética sigue en explotación, con sus miradores, sus ascensores, y el restaurante panorámico en la planta tercera de la esfera de coronación.

Comprobaréis los detalles de su construcción en este interesante vídeo: