Published On: 06.09.2022|Categories: Noticias generales|

En los últimos años, el diseño y construcción de estructuras ha avanzado a pasos agigantados gracias al desarrollo de materiales con mejores prestaciones, al uso de programas y simuladores complejos y a nuevos procesos de fabricación. Un ejemplo de ello es la pasarela peatonal TRUMPF, diseñada por el referente en estructuras Mike Schlaich. Se trata de un puente de 28 m de largo por 10 de ancho, construido a partir de una lámina de acero inoxidable de doble curvatura de tan sólo 20 mm de espesor, que une dos áreas de producción de la empresa que le da nombre en Ditzingen (Alemania).

Schlaich utiliza siempre en sus diseños la menor cantidad de material posible, y así ocurre en el caso de la pasarela TRUMPF. El diseño de esta estructura se fundamenta en el polígono funicular y en su opuesto, el antifunicular. La ley que rige esta técnica, empleada desde principios del siglo XX, establece que cualquier diseño estructural simétrico que trabaje a tracción pura, trabajará a compresión pura si se invierte respecto de una recta horizontal (y viceversa). Esto se comprende de forma clara si tomamos como ejemplo dos estructuras a las que estamos acostumbrados: un puente colgante y un arco de piedra. Ambas estructuras, definidas por una parábola similar, trabajan respectivamente a tracción pura y a compresión pura, una de ellas con forma convexa (el puente colgante) y la otra con la inversa, la cóncava (el arco de piedra).

Schlaich fundamentó su diseño de la pasarela TRUMPF en esta técnica, y para ello se fijó en una malla de naranjas, que trabaja exclusivamente a tracción pura. Si damos la vuelta a la malla de naranjas, obtenemos una estructura como la de la pasarela, que ahora trabajará exclusivamente a compresión pura. De hecho, los orificios en la lámina de acero no son casualidad ni solo una cuestión de estética, sino que señalan los flujos de fuerzas hasta los apoyos del puente. Este tipo de diseño, más allá de su innegable plasticidad, consigue una gran eficiencia en cuanto a necesidad de materiales. Además, hace evidente cómo viajan las fuerzas, que atraviesan la estructura, desde las cargas hasta la cimentación.

Por Alberto López, ingeniero de estructuras sénior en el Dpto. de Arquitectura de Amusement Logic

TAMBIÉN PODRÍA INTERESARLE