Published On: 22.02.2023|Categories: Noticias generales|

El estudio de arquitectura con sede en Barcelona, DNA Architects, presenta un nuevo proyecto para un hotel resort en México, en una zona de la península del Yucatán cercana al Océano Atlántico de la que no se ha desvelado su ubicación exacta. El proyecto de arquitectura consiste en un complejo de turismo y ocio de 10 villas elevadas sobre el terreno y 20 habitaciones hoteleras, además de piscinas «naturales», un gimnasio, un spa, un restaurante, un bar y numerosos espacios comunes para el recreo y la relajación. El concepto responde a la búsqueda de la fusión entre naturaleza y arquitectura, en lo que los arquitectos denominan «arquinatura». Un concepto nunca mejor aplicado que en el caso de este nuevo proyecto, el del Life Tree Hotel (o hotel del árbol de la vida), que se ubicará en un «entorno de gran valor turístico y paisajístico». Así, el diseño conceptual presentado por DNA Architects se inspira directamente en elementos de la naturaleza, como son los nidos de las aves y los propios árboles.

La distribución del espacio parte de un centro del que se irradian trayectos al resto de instalaciones. La estructura central del Life Tree Hotel tiene forma de un gran árbol del que parten pasarelas elevadas, de forma radial, a cada uno de los extremos del complejo. Alrededor de ese gran árbol central, se distribuyen las «casas-nido», es decir, los bungalows del hotel en forma de nido. Su disposición aérea, elevada sobre el terreno, ofrece una magnífica visibilidad sobre el paisaje natural. En cada una de las esquinas de la parcela, se sitúan los edificios de servicio, como la recepción, el gimnasio, el spa o el bar. En el nivel del terreno se encuentran las piscinas y otros «numerosos elementos naturales y espacios comunitarios para la relajación y el disfrute de la naturaleza del lugar».

Life Tree Hotel, más que rodeado, se encuentra inmerso en la exuberante vegetación de la península de Yucatán. Su diseño presagia una construcción a partir de materiales naturales como la madera. Los miembros de la «comunidad holística» a la que está destinado el complejo, al transitar entre cuerdas y pasarelas desde la periferia a su casa-nido, o a la piscina, o al spa, casi se sentirán como aves salvajes, como parte integrante de la animalidad que habita los bosques tropicales que los abrazan. En definitiva, y según manifiesto objetivo de sus artífices, disfrutarán de una experiencia única y enriquecedora.

Fuente e imágenes: ADN Architects.

TAMBIÉN PODRÍA INTERESARLE

Suscripción


Si quiero suscribirme


He leído y acepto las condiciones y términos de uso