Published On: 08.06.2022|Categories: Noticias generales|

La resistencia y ductilidad de las estructuras metálicas ofrece ventajas en construcción respecto de otros sistemas estructurales. Sin embargo, el sismo de 1994 en Northridge, California, atrajo la atención de arquitectos y técnicos sobre el hecho de que los edificios con estructura de acero soldada presentaban una serie de fallas. Entre ellas, la fragilidad en sus conexiones viga-columna, principalmente por fractura de soldaduras y placas. Esta fragilidad causó daños estructurales en Northridge y, un año después, en el terremoto de Kobe, el colapso del 10% de los edificios con estructura de acero.

En ese momento nació el proyecto SAC (un proyecto conjunto entre la Asociación de Ingenieros Estructurales de California, el Consejo de Tecnología Aplicada y las Universidades de California para la Investigación en Ingeniería Sísmica). El objetivo específico de dicho proyecto fue el de investigar el comportamiento de las conexiones viga-columna en los elementos estructurales soldados. Este proceso de investigación dio como resultado que el Instituto Americano de la Construcción en Acero y el Instituto Nacional de Normalización de Estados Unidos (AISC y ANSI respectivamente por sus siglas en inglés) desarrollaran los procedimientos estándar para el diseño y construcción de conexiones precalificadas en pórticos de acero resistentes a momento. Dichos procedimientos se recogen en las normativas ANSI/AISC 358 y AISC 341.

De esa manera, los procedimientos estándar para la construcción de estructuras con el tipo de conexiones señaladas establecen que estas deben ser capaces de soportar rotaciones plásticas de 0,04 radianes. En cambio, la capacidad de flexión de la conexión en la cara de la columna debe ser como mínimo de 0,8 Mp (donde Mp es el momento de plastificación de la viga calculado con la tensión de fluencia para el acero especificado). Además, la resistencia a corte debe determinarse a partir de las combinaciones de cargas amplificadas, entre otras configuraciones.

Por Jean Carlos Soto, ingeniero estructural sénior en el Dpto. de Arquitectura de Amusement Logic

TAMBIÉN PODRÍA INTERESARLE