Published On: 16.12.2021|Categories: Noticias de la Empresa|

El desarrollo durante los últimos años del e-shopping, o las compras online, así como la pandemia, son factores que han contribuido al cambio de muchas de nuestras costumbres a la hora de hacer las compras. Ahora, el tiempo que pasamos en los centros comerciales se reduce considerablemente y parte de él lo dedicamos a actividades que se centran en el ocio, el entretenimiento y la restauración. Así, para conservar la importancia del espacio físico comercial, los operadores de centros comerciales son conscientes de la necesidad de potenciar en ellos la oferta mixta de ocio y atracciones.

En Japón, donde el fenómeno del e-shopping se encuentra muy desarrollado y representa probablemente un reflejo de lo que está por llegar a otras partes del mundo, tenemos un ejemplo de este enfoque. Se llama Uniqlo Park, un centro comercial de la marca nipona Uniqlo, similar a las de Zara o Mango que conocemos. El interior del edificio se destina a grandes superficies comerciales que ofrecen a los visitantes todas las colecciones de la marca. Por el contrario, en la zona exterior hay un parque destinado al ocio y el entretenimiento.

La propia arquitectura del centro comercial constituye un foco de atracción. La cubierta escalonada se aprovecha para incorporar toboganes y rocódromos, de forma que el edificio pasa a formar parte de la experiencia del visitante. Se suman áreas de descanso y, en su parte más alta, un gimnasio en la jungla. Al mismo tiempo, su emplazamiento cerca del paseo marítimo, proporciona a los visitantes unas vistas magníficas. Actualmente ya se ha convertido en un lugar de visita obligada para los turistas. Es un claro ejemplo de cómo la arquitectura convierte al edificio en un referente y un hito para el público, que contribuye así a fomentar las visitas al centro comercial.

Por Tianshu Liu, arquitecta en el Dpto. de Arquitectura de Amusement Logic

TAMBIÉN PODRÍA INTERESARLE