Published On: 08.11.2022|Categories: Artículos|

La arquitectura y construcción de proyectos complejos con metodología BIM requiere de un espacio digital común óptimo o Entorno de Datos Comunes (CDE en inglés) para la coordinación de los agentes intervinientes, el intercambio de información y el acceso a los modelos de trabajo. Pues bien, la disponibilidad de este CDE y su gestión se establecen de acuerdo con una serie de protocolos que facilitan la uniformidad y el intercambio fluido de información entre dichos agentes intervinientes.

Uno de esos protocolos, cada vez más demandado, es la colocación del CDE del proyecto de arquitectura y construcción en la «nube». Con este posicionamiento en un espacio digital al que se accede desde cualquier parte del mundo, se facilita la colaboración entre los equipos que trabajan en el proyecto independientemente de su ubicación física.

Diferentes compañías tecnológicas han desarrollado plataformas de CDE. Es el caso de Autodesk con el BIM360, CYPE con el BIM Server Center, Trimble Connect, etc. Se trata de entornos en los que se almacena de forma segura la información del proyecto de arquitectura y construcción, con acceso garantizado a todos los miembros del equipo.

El uso del CDE reduce el riesgo de descoordinación, pone fin a la posible duplicidad de información, potencia la comunicación y facilita las notificaciones entre los equipos integrantes del proyecto. Dicho entorno debe ser la única fuente de información, y en él debe gestionarse toda la documentación necesaria para el desarrollo del proyecto.

El director general BIM es quien define habitualmente las funciones de gestión del CDE como los permisos de los usuarios intervinientes, los diferentes agentes, etc. Se encarga asimismo de su mantenimiento e integridad, y controla las copias de seguridad y el acceso de los diferentes equipos a las carpetas que conforman en su totalidad el proyecto de arquitectura y construcción.

Por David González Molina, gestor BIM en el Dpto. de Arquitectura de Amusement Logic