Published On: 13.05.2022|Categories: Artículos|

Según informaciones de la ONU, el grupo de personas de 65 años o más superó en 2018, «por primera vez en la historia», al de los niños menores de cinco años. Es un fenómeno que se produce prácticamente en todos los países del planeta. La población de 65 años o más crece más rápido que todos los demás grupos de edad. Y las previsiones indican que en 2050, una de cada seis personas, a escala global, tendrá más de 65 años (16%), frente a una de cada 11 (9%) según los datos disponibles de 2019. Y se prevé que el número de personas a partir de los 80 años se triplique, de 143 millones en 2019 a 426 millones en 2050.

Uno de los factores que explican esta tendencia demográfica es el hecho de que en todas las regiones, la esperanza de vida ha experimentado un aumento sustancial desde 1950. Otro es el descenso de la fecundidad. En cambio, la migración internacional, que suele producirse entre personas en edad de trabajar, es un factor que puede ralentizar este proceso de envejecimiento, al menos temporalmente, sobre todo en los países que experimentan grandes flujos de inmigración.

El sector del ocio y el turismo comienza a adaptarse a este contexto social. Al menos es lo que se desprende de un reciente artículo publicado por el Taipei Times, que sitúa a Taiwán como ejemplo. Según el diario, en esta región, «los operadores de parques de atracciones están modificando sus modelos de negocio para atraer a más visitantes mayores». Al fin y al cabo, Taiwán, igual que la mayoría de regiones del mundo, también experimenta un envejecimiento general de su sociedad.

Así pues, según datos de la Oficina de Turismo de Taiwán, los visitantes a los parques de atracciones aumentaron en 2021 hasta 11,74 millones, frente a 9,72 millones de 2016. Sin embargo, el porcentaje de familias sobre el total descendió en un 5% en ese periodo. A pesar de que en la región de Taiwán las personas mayores sólo representan el 10% de los visitantes de los parques de atracciones, sus operadores han empezado a modificar sus estrategias. De hecho, la Oficina de Turismo de Taiwán asegura que los parques de atracciones con instalaciones para todas las edades experimentan un considerable crecimiento de visitantes.

Entre los cambios que introducen los operadores de los parques de atracciones se encuentran la puesta a disposición de los mayores y las personas con problemas físicos de sillas de ruedas especiales, o la implementación de rampas y accesos que faciliten su tránsito. Otros adaptan los espectáculos, o aumentan su variedad, para satisfacer a los visitantes de más edad. Por otro lado, según constatan algunos de esos operadores, es más frecuente recibir a abuelos que llevan a sus nietos al parque y que, sin embargo, no suben a las atracciones. Así, estos operadores han optado por vender entradas a un precio reducido a quienes no hacen uso de ellas o de los juegos. En otros casos, los parques sustituyen las atracciones y experiencias antiguas por otras adaptadas al gusto de las personas de más edad. En todo caso, estos cambios en la estrategia de negocio se producen también en otros países y otras instalaciones de ocio y turismo, y es probable que se profundicen con el paso de los años.

TAMBIÉN PODRÍA INTERESARLE: