Piscinas naturales: Ni cloro, ni alguicidas, ni nada

Nadar entre flores o espantar alguna rana no es privilegio de una excursión hasta un lago exótico, un río serrano o un pantano «con encanto». Hablamos de las piscinas naturales que se están imponiendo y que ya podemos instalar en nuestras casas. Zambullirse en estas aguas provoca una sensación diferente y quizás los que mejor la entiendan sean los niños, aunque los adultos valoran otras ventajas porque cada año se padecen más alergias y se agudizan los problemas de piel no sólo debidos al sol, sino también a la agresividad de ciertos productos.

En Centroeuropa estas piscinas funcionan dese hace tres lustros. En Francia y en Italia arrasan. Y en Alemania, además de instalarse en casas particulares, la ley autoriza a montarlas en comunidades. En Mallorca e Ibiza encontramos ejemplos pioneros, pero en el resto del España son todavía escasos los proyectos de instalación, siempre por iniciativa privada porque en instalaciones colectivas existe la obligación, por ley, de cambiar el agua cada cierto tiempo y de utilizar cloro.

Adaptación al medio
Una piscina natural es una combinación de estanque y alberca. A diferencia de la convencional, la natural se integra perfectamente en el jardín. Depura el agua de forma biológica y no precisa agresivos productos químicos.

Hay muchos tipos de piscinas naturales, pero todos se basan, para entendernos, en el mismo proceso que se emplea en los acuarios, por el que las plantas acuáticas aceleran el crecimiento de microorganismos beneficiosos que eliminan las bacterias y mantienen el agua tan limpia como para cumplir los más exigentes criterios de calidad de la UE. Cada piscina es un mundo y todo el proceso se basa en el principio de regeneración que encuentra el agua en sus cursos naturales, de ahí que sea importante realizar un estudio de las condiciones del terreno, la climatológicas y las plantas depuradoras adecuadas.

Hay varias modalidades de piscinas naturales, pero todas deben contar con dos zonas, una de baño, sin plantas, con la forma y el fondo que se desee, y un estanque de filtración donde se instalan las plantas más convenientes para regenerar el agua y proporcionar todos los nutrientes necesarios para asegurar su calidad.Una bomba eléctrica va moviendo el agua que pasa de la zona de filtro a la de baño renovando el biosistema. Estas piscinas se pueden diseñar en cualquier tamaño, pero hay que tener en cuenta que cuanto más pequeña sea, más complicada será la ejecución, pues hay que aplicar algunos filtros especiales que encarecen y complican su puesta en marcha.

Lo más indicado, por lo sencillo y económico, es un tamaño de unos 30 metros cuadrados para la zona de baño (8 x4 metros) más un estanque de filtrado de una tercera parte (diez metros cuadrados). Tienen que ser independientes, pero pueden estar juntos o unidos por un canal. El vaso no debe contener metales pesados, que contaminan, y se suele revestir de una lona impermeable, suficientemente gruesa y que cuenta con una garantía de 50 años. Lo perfecto es recubrirla con una capa de cemento enfoscado que le da un aspecto de lago.

Empezar de cero
Una vez finalizada la construcción del vaso, se llena de agua, que pasará necesariamente por varias fases: al principio se pondrá verde y turbia, con bichos e incluso algas. En esta fase no es conveniente bañarse todavía. Poco a poco, en el plazo de tres semanas a un mes, el agua se torna cristalina porque ha empezado a crear su propio biosistema.

La construcción de una piscina natural, con la bomba eléctrica, lámpara de rayos ultravioletas para apelmazar las algas, aspirarlas y acelerar el proceso, más un filtro, cuesta, en un tamaño de unos 30/40 metros cuadrados, unos 20.000 euros. Más o menos lo mismo que una convencional del mismo tamaño.

Ventajas de estas piscinas: primero, nuestra piel lo agradece siempre, pero, además, hay que valorar su fácil mantenimiento, el que no haya que cambiar el agua -sólo reponer la que se evapora-, su limpieza sin productos químicos, su disfrute todo el año porque en invierno parece un estanque… ¿Desventajas? El agua no es cristalina desde el primer día, como hemos visto, pero el biosistema adquiere la perfección total en dos años, cuando las plantas han arraigado y se han formado los fondos. Otra posible desventaja es que se tenga que limpiar el fondo una vez al año.

:::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::
Amusement Logic

Empresa especializada en el diseño, arquitectura, ingeniería, y construcción de parques acuáticos, parques temáticos, parques de animales (tales como zoológicos y acuarios), parques de aventura, parques extremos, piscinas tematizadas MultiAction, tematización y decoración, desarrollos especiales de resort hoteles, proyectos turísticos , y urbanos.