Published On: 07.06.2022|Categories: Noticias generales|

Si bien lo habitual, cuando pensamos en piscinas, es imaginar que los niños, los adultos o incluso las personas mayores son las que disfrutan de ellas, todavía queda una alternativa más. Se trata de piscinas y equipamientos para que también los bebés de pocos meses puedan deleitarse con las instalaciones acuáticas. Son los denominados Baby Spa.

Los bebés han crecido durante 9 meses en un medio acuático, por lo que están perfectamente familiarizados con el agua. De esa forma, a las pocas semanas de nacer, pueden comenzar a realizar actividades acuáticas sin problemas. Pues bien, una de estas actividades es la hidroterapia pediátrica.

La hidroterapia pediátrica es una actividad en la que la flotación permite al bebe moverse libremente y con naturalidad. Con ella ejercita su sistema muscular, mejora su equilibrio, ayuda al sistema digestivo y al desarrollo cerebral. En definitiva, se trata de un ejercicio con efectos saludables para el bebé tanto en el aspecto orgánico como en el neuromotor, el emocional y el socioafectivo.

Así pues, los beneficios de la actividad acuática en las piscinas de hidroterapia para bebés son, a saber:

  • Reducción y prevención de cólicos, gases, reflujos y estreñimiento. Al mismo tiempo, aumento del apetito.
  • Incremento de la fortaleza muscular gracias a la resistencia suave que ofrece el agua a sus movimientos.
  • Mejora de la coordinación psicomotriz del bebé, al permitirle movimientos que no podría efectuar fuera de la piscina.
  • Estimulación de la capacidad pulmonar, ya que la suave presión del agua en el pecho fortalece los músculos intercostales.
  • Relajación por efecto del agua y, por tanto, mejora de la calidad del sueño y el descanso.
  • Y desarrollo cognitivo temprano de los hemisferios cerebrales.

Por Ángel Ibáñez Pérez, modelador MEP sénior en el Dpto. de Arquitectura de Amusement Logic

TAMBIÉN PODRÍA INTERESARLE