Published On: 05.09.2022|Categories: Noticias generales|

El mirador, objeto arquitectónico con creciente demanda, sirve para que determinados paisajes o elementos naturales puedan ser apreciados por turistas y visitantes. Los miradores son un tipo de proyecto de arquitectura, reclamo para el turismo, que requiere generalmente de una inversión menor. A continuación hacemos repaso de algunos proyectos recientes repartidos por todo el mundo, que destacan por la solidez y elegancia de su arquitectura, además de su sensibilidad por el paisaje.

Abrante

La Gomera, Canarias, España. Arquitectura: José Luis Bermejo Martín

A 620 m sobre el nivel del mar, el mirador cuenta con un voladizo de siete metros de largo y un suelo de cristal que produce la sensación de caminar sobre el aire. Cuatrocientos metros más abajo puede verse el pequeño valle de Agulo, encajonado entre riscos casi verticales y abierto al océano Atlántico, con sus terrazas agrícolas y sus aldeas. A lo lejos, se divisa Tenerife.

Columbia Icefield Skywalk

Jasper National Park, Alberta, Canada. Arquitectura: Sturgess Architecture

Una empresa construyó este mirador como una atracción turística sobre el valle glaciar de Sunwapta, en el Jasper National Park de Alberta, Canadá. Su suelo de cristal en forma de arco desafía el vacío a 280 m sobre el fondo del valle. Cada año atrae a más de 375.000 visitantes. No es apto para personas con vértigo. Para disfrutar de él es necesario comprar una entrada en el Columbia Icefield Glacier Discovery Center, desde el que parten los autobuses que llevan a los visitantes hasta él.

Messner Mountain Museum Corones

Tirol del Sur, Italia. Arquitectura: Zaha Hadid

Fue creado en 2006 por iniciativa del alpinista extremo italiano Reinhold Messner, primera persona en escalar las 14 montañas del planeta de más de 8.000 m, entre ellas el Everest sin oxígeno. Se trata de un museo en la cumbre del Kronplatz con un mirador. El museo, excavado en la cima, muestra obras inspiradas por las montañas y equipos y fotos antiguas de alpinismo. Se accede como a una cueva, para emerger por varios miradores: uno que da al suroeste de la cima del monte Peitler Kofel, otro que da al sur, hacia el pico Heiligkreuzkofel, y un tercer balcón que mira hacia el oeste, hasta el Ortler y el Tirol del Sur.

Minas de Río Seco

Asturias, España. Arquitectura: Zon-e Arquitectos

Este mirador consiste en una pasarela que se apoya sobre un muro ciclópeo y que sostiene un gran marco por el que se asoman los visitantes. El hormigón, el metal oxidado y la madera reciclada con la que se llevó a cabo su construcción, se inspiran en la tradición minera del lugar, de la cual se pueden admirar las ruinas.

Mirador Las Cruces

Jalisco, Méjico. Arquitectura: Elemental

Cada marzo, especialmente en la semana anterior a San José (19 de marzo), cientos de peregrinos recorren los 117 kilómetros que separan las localidades mexicanas de Ameca y Talpa de Allende (la Ruta del Peregrino) para adorar a la Virgen del Rosario. En 2008, el Estado de Jalisco pidió a varios arquitectos proyectos para áreas de descanso y miradores en puntos estratégicos del camino.

Eran dos los elementos de interés, en el punto de ubicación del mirador: la panorámica del valle y las cruces. Por ello se decidió la construcción de un mirador doble. Además de servir para mirar, en su interior bien ventilado los peregrinos pueden disfrutar de una tupida sombra. Además, en determinados momentos del año, un sistema de recogida de agua de lluvia produce un efecto de espejo en su interior.

Paratge de Tudela

Girona, España. Arquitectura: EMF y Ardèvols Associats

El mirador forma parte de un proyecto de recuperación de un tramo de la costa del cabo de Creus, en Cadaqués, donde se levantó un peculiar resort hotelero de Club Med con 400 habitaciones en los años sesenta. Finalmente se derribó y se creó un nuevo espacio público con miradores y senderos.

Stegastein

Fiordo de Aurland, Noruega. Arquitectura: Todd Saunders & Tommie Wilhelmsen

A este mirador se accede por una angosta y complicada carretera con vistas espectaculares. A 640 metros sobre el fiordo de Aurland, consiste en una rampa de 33,6 m de largo y 13,5 m de alto sobre una estructura de acero galvanizado y madera de pino. El fiordo de Aurland es un lugar visitado habitualmente por cruceros dada su gran belleza.

The Elastic Perspective

Rotterdam, Países Bajos. Arquitectura: NEXT Architects.

Inspirado por la figura de la cinta de Moebius, el mirador ofrece una visual sobre la ciudad de Rotterdam. Su construcción se realizó en acero oxidado. Se puede acceder fácilmente en tranvía desde la ciudad.

Trolsstigen

Noruega. Arquitectura: Reiulf Ramstad

La escalera de los Trolls es en realidad un recorrido con dos miradores, un refugio de montaña y otros puntos de interés. Ofrece una vista espectacular sobre la cascada Stigfosen, de 320 m de caída, y el fiordo Geiranger. La estrecha y sinuosa carretera de acceso se cierra durante otoño e invierno.

Tverrfjellhytta

Parque de Dovrefjell, Noruega. Arquitectura: Snohetta

No se trata de un mirador convencional, apoyado sobre un precipicio, aunque su interesante arquitectura nos anima a incluirlo en nuestra selección. Forma parte del pabellón del Centro Noruego del Reno Salvaje, y da cobijo a los visitantes del Parque Nacional de Dovrefjell. El territorio del parque, que dio origen a muchas leyendas locales, es hábitat de renos salvajes, bueyes almizcleros y zorros árticos. Ubicado a 1.200 m sobre el nivel del mar, el mirador adopta la forma de una caja o marco de acero corten. En su interior, un núcleo de madera parece erosionado, como la roca o el hielo, por las fuerzas naturales. El resultado es un espacio recorrido por bancos de asiento con formas orgánicas. A través de sus vanos puede verse el monte Snohetta.

Por Miquel Solís, arquitecto sénior en el Dpto. de Arquitectura de Amusement Logic

TAMBIÉN PODRÍA INTERESARLE