Published On: 07.01.2022|Categories: Noticias de la Empresa|

El llamado «diseño universal» consiste en el diseño de edificios, productos o entornos de forma que sean adecuados para todas las personas, independientemente de su edad, diversidad funcional u otros factores. De los siete principios del diseño universal, el primero es precisamente el de la equidad, el de garantizar el uso equitativo de esos edificios, productos o entornos diseñados. Pero, ¿qué significa exactamente la equidad en el contexto particular en que trabajamos en Amusement Logic, es decir, el diseño y la arquitectura de atracciones para el ocio y el turismo tales como parques, campings, hoteles o resorts, centros comerciales y otros?

Para precisar qué es la equidad como concepto, será útil diferenciarla de la igualdad, término con el que es fácil confundirla. Así, y siempre en el contexto del ocio y el turismo, mientras que la igualdad consiste en garantizar a todos los usuarios las mismas atracciones (por ejemplo, al permitir el mero acceso a ellas), la equidad exige profundizar en la diversidad del conjunto de sus usuarios para ofrecer atracciones diseñadas y construidas a medida de las necesidades de cada grupo particular de ellos. Debemos a la Robert Wood Johnson Foundation una imagen que ilustra con claridad la diferencia entre igualdad y equidad:

En arquitectura y diseño de atracciones de ocio y turismo, el principio de equidad se materializa en varios aspectos fundamentales:

Accesos: la accesibilidad a las instalaciones debe asegurarse para toda la diversidad de sus visitantes. Así, por ejemplo, para salvar desniveles o evitar barreras físicas, la incorporación de rampas, o la previsión de ascensores y otros dispositivos similares, además de las escaleras, garantizan la equidad para todos los usuarios, independientemente de su nivel de movilidad.

Diversidad de espacios y atracciones: a la hora de su diseño, los complejos de ocio y turismo deben contar con los diversos grupos de usuarios, ya sea por la edad o por las expectativas con las que llegan. A este respecto, la equidad impone que los más pequeños de la familia, los niños, igual que los adolescentes, los adultos y los más ancianos, tengan las mismas posibilidades de entretenimiento. Al mismo tiempo, deben proveerse espacios para los que solo buscan relax y descanso, igual que para los que visitan el complejo con la expectativa de realizar actividades de diferentes grados de exigencia física.

Información clara para todos: la señalética es un elemento fundamental de parques y complejos de ocio y turismo para que los visitantes encuentren el lugar más apropiado para disfrutar de su estancia, para que localicen los servicios disponibles o para su seguridad. Así, lo harán con mayor equidad si el diseño de la señalética cuenta con sus distintos idiomas, además de recurrir a iconos sencillos, prácticos y fáciles de entender por todos.

Una seguridad equitativa: la seguridad en las instalaciones de ocio y turismo también debe discriminar entre los grupos de visitantes para que sea equitativa. Así, para el diseño de atracciones seguras debemos tener en cuenta la diversidad según diferentes parámetros. Las garantías para los niños y los más pequeños serán distintas de aquellas para los adultos. En otras ocasiones, será necesario que el diseño de las atracciones turísticas y de ocio discrimine a los visitantes respecto de su masa corporal o su altura (por ejemplo, al diseñar toboganes o determinar la profundidad de las piscinas) para garantizar que la seguridad es igual para todos.

Por lo demás, solo cabe recordar que la equidad, además de un valor en sí mismo, es un factor de rentabilidad para los complejos de ocio y turismo, ya que los convierte en centros inclusivos en los que todos los públicos se encuentran representados.

Fuentes: Archdaily, ArcGIS StoryMaps, National Recreation and Park Association, Wikipedia. Imágenes: proyectos de Amusement Logic y Robert Wood Johnson Foundation.

TAMBIÉN PODRÍA INTERESARLE: