Historia de la tematización (parte I)

Desde los orígenes hasta el Luna Park de Coney Island en 1903.

historia de la tematizacion 1a
historia de la tematizacion 1b
Los parques de atracciones evolucionaron a partir de ferias y eventos que la nobleza medieval celebraba en sus jardines para el entretenimiento de corte y súbditos. En 1583 se abre en Bakken, Dinamarca, el ahora considerado primer Parque Temático de la historia. Nació a partir de un manantial de aguas curativas situado en un privilegiado entorno natural. La afluencia de gente hizo que acudieran vendedores y feriantes. El público comienza a preferir entornos naturales y exóticos para el disfrute del ocio.

Durante el s XVII la estética barroca amante de lo teatral y lo fastuoso impregnó Ferias y acontecimientos lúdicos con espectaculares puestas en escena a las que debe mucho el decorado teatral de las grandes óperas del XIX y los magníficos decorados cinematográficos desde el primer cine mudo hasta nuestros días. Tales decorados inspiraron décadas más tarde a diseñadores de complejos de ocio, pero no pueden ser considerados elementos temáticos en un parque de atracciones diseñado como tal.

En mayo de 1843 se inaugura el que es considerado primer parque de atracciones en el Reino Unido, el Blackgang Chine Amusement Park. Este parque recreativo tuvo y aún conserva el que puede ser primer elemento temático de un parque de atracciones en la historia: el esqueleto completo de una ballena que fue hallado en 1842 en una playa cercana. Este elemento temático, que aún se conserva, era visitable, funcionaba como una atracción más y se convirtió en el elemento lúdico más famoso del Parque.

Durante el s XIX los elementos temáticos en los parques de atracciones fueron ocasionales y no formaban parte de un concepto temático integral tal como lo conocemos, hasta la llegada de la Exposición Universal de Chicago de 1893. Este acontecimiento tuvo lugar en un recinto cerrado que pretendía escenificar una ciudad imaginaria donde el visitante se sentía desplazado a un mundo de ilusión con atracciones, eventos culturales y tecnológicos, exactamente como en los Parques Temáticos de nuestros días. Las atracciones se encontraban separadas de los recintos culturales, reunidas en un área llamada Midway, y estaban tematizadas con escenarios de ambientes exóticos. El área “Una Calle del Cairo” incluía reproducciones de edificios, camellos y minaretes.

Esta zona de atracciones de la Exposición Universal de Chicago tuvo un éxito de público sin precedentes e inspiró a un emprendedor local, llamado Paul Boyton, la construcción en Chicago del primer parque de atracciones moderno, el Paul Boyton’s Water Chute en 1894. Boyton construyó el primer Parque de Atracciones en el que había que pagar entrada y que dependía casi exclusivamente de atracciones mecánicas. El Parque no se encontraba fuertemente tematizado, pero abrió camino a la imaginación de otros emprendedores para unir el concepto atracción mecánica y el concepto tematización fastuosa y exótica que tanto éxito había tenido en la Exposición Universal de Chicago. Esta unión se llevaría a cabo no muchos años más tarde, en 1903, en el Luna Park de Coney Island, una evolución del Sea Lion Park también fundado en Coney Island por Boyton en 1895. En el Luna Park de Coney Island, con seguridad el primer Parque Temático de la historia, podemos encontrar por primera vez roca artificial junto a edificios y decorados fuertemente tematizados. Podríamos decir que la foto del Luna Park que mostramos a continuación muestra uno de los primeros ejemplos de roca artificial usada como elemento temático en un parque de atracciones.

historia de la tematizacion 1c