Published On: 04.05.2023|Categories: Noticias de la Empresa|

Las actividades que disfrutamos en nuestros momentos de ocio y tiempo libre son casi infinitas. Sin embargo, cuando se trata de experiencias y actividades compartidas, ya sea que las realicemos en familia o con amistades, las opciones comienzan a reducirse. Además, algunas de esas experiencias y/o actividades atraen a sectores amplios de público. Salir a comer o cenar a un restaurante, pasarlo bien en un parque de atracciones, refrescarse en un parque acuático o en una piscina, ir a una sala de cine a ver una película en pantalla grande, deleitarse en un spa con los tratamientos y el hidromasaje, contagiarse de la diversión de los niños en los parques infantiles, pasear en barca, ir a conciertos, buscar la aventura… Para optar por estas actividades de ocio y tiempo libre, y por muchas otras, es necesario recorrer a menudo largas distancias, planificarlas en días distintos e, incluso, en temporadas vacacionales diferentes.

Imaginar un único lugar para todas las opciones de ocio

Si bien existen en áreas cercanas a algunas ciudades grandes centros comerciales que ofrecen múltiples opciones de ocio y tiempo libre, la actividad comercial es la principal en ellos. Pero, ¿y si existiera un lugar en el que el ocio fuera la actividad fundamental? ¿Y si en ese lugar se concentraran todas las opciones para disfrutar del tiempo libre y el ocio en familia y/o con las amistades? Por ahora no existe nada parecido y, por eso, el Departamento de Diseño de Amusement Logic se ha propuesto imaginarlo. Hablamos del diseño de un mega complejo lúdico para el ocio y el tiempo libre: la Ciudad del ocio. Al fin y al cabo, el tiempo de ocio disponible en la vida social actual crece al mismo ritmo que la productividad del trabajo (la cual, por cierto, prácticamente no ha dejado de crecer desde la Revolución Industrial).

Un plan urbano solo para usos relacionados con el ocio

Hemos visto desarrollarse hasta ahora, en numerosas ciudades del mundo, planes urbanísticos residenciales de todas las dimensiones. En ellos se incluyen calles, manzanas, áreas ajardinadas y otros espacios dedicados a servicios varios. La Ciudad del ocio coincide con estos planes urbanísticos en la necesidad de calles, áreas ajardinadas y servicios, con la diferencia de que en ella el plan urbano se destina en su totalidad a usos relacionados con el ocio y no, o no necesariamente, a uso residencial. Se trata de una gran superficie que, en resumen, incluye un parque acuático, un parque temático y de atracciones, un centro de entretenimiento familiar, circuito de aventura, multicines, zona para practicar deportes (tan inclusiva y exhaustiva como sea posible), lagos para paseos en barca, escenarios para conciertos, auditorios para la celebración de eventos y espacios para exposiciones, restaurantes, zonas verdes para picnic y, por supuesto, hoteles para los visitantes que vengan desde lejos, nacionales o internacionales, y los turistas que atraiga.

Tiempo de ocio, tiempo con significado

La Ciudad del ocio es, con todo y en sentido general, una gran urbanización en la que el elemento conector entre todas las instalaciones y edificios es el ocio y el entretenimiento. Todos los visitantes, desde los más pequeños a los más mayores, tienen su lugar en la Ciudad del ocio. Todos encontrarán una actividad, una ocupación, una experiencia, un momento que les haga sentir plenos, relajados, divertidos, entretenidos, realizados, edificados… Facetas fundamentales de la persona como la salud y el bienestar, el ejercicio y el deporte, la cultura y el arte, las emociones positivas, la recreación y el entretenimiento se dan cita en un mismo lugar. De esa forma, la Ciudad del ocio aspira a hacer del tiempo libre de los ciudadanos, un tiempo con significado.  Así imaginamos la Ciudad del ocio.

TAMBIÉN PODRÍA INTERESARLE

Suscripción


Si quiero suscribirme


He leído y acepto las condiciones y términos de uso