Imagina poder jugar a los bolos en una piscina. A partir de ahora es posible.

Este mes lanzamos como novedad el Water Bowling, un divertido concepto de juego acuático que simula el tambaleo de unos bolos que no se caen nunca.

Basado en una interactividad total, es un módulo ideal para componer espacios de juego, donde los niños pueden correr y esconderse entre los bolos, haciendo que se muevan para crear distintos efectos con el agua, además de balancearse encima de ellos.

Cada bolo permite configurarse con distintos tipos de boquilla spray, multiplicando así las posibilidades compositivas de la instalación.