Estamos desarrollando el proyecto de arquitectura para un pabellón de deportes capaz de albergar una gran variedad de disciplinas deportivas de alta competición y cumplir a la vez una función emblemática en su localización.

Según nuestro criterio, el volumen central del edificio debe ser sencillo y geométrico, de construcción rápida y con los costes contenidos. Este tipo de construcción al servicio de la función, optimiza el espacio y consigue una solución estructural económica para salvar incluso grandes luces y reducir incluso las necesidades de climatización.

La-Piel-del-Edificio_orignial

Este edificio sencillo y funcional se encuentra cubierto de una piel expresiva que dota al proyecto de singularidad. Desde el punto de vista estético, la piel del edificio muestra el dinamismo de las actividades que se desarrollan en su interior. Mediante el uso de nuevos materiales y técnicas de fabricación por control numérico, conseguimos una fachada capaz de actuar como cerramiento exterior y de interactuar con el edificio y su entorno. El diseño de la envolvente, formada por una serie de planos torsionados acotados por el perfil de la fachada, se apoya en un software específico basado en el diseño paramétrico. Este proceso consigue resultados óptimos a partir de un modelado virtual de la geometría.

Desde el punto de vista urbanístico, el edificio dota a la ciudad de una imagen emblemática: la fachada responde a su ubicación en la trama urbana elevándose suavemente para marcar así el acceso principal.

Además de su indudable valor estético, esta piel del edificio resuelve cuestiones tan importantes como el control solar, adaptando su geometría a cada orientación para regular la iluminación natural durante gran parte de las horas de funcionamiento.